Expertos británicos piden reducir en un 30% el contenido de azúcar en alimentos

Una coalición de expertos y dietistas exhortó al gobierno británico y a las empresas a reducir en un 30% la cantidad de azúcar en alimentos preparados y bebidas gaseosas, ante la alarmante epidemia de obesidad que se desarrolla en Gran Bretaña. La coalición "Acción contra el azúcar", que incluye a científicos, médicos e investigadores en nutrición, indicó que una reducción gradual del azúcar en comidas preparadas, cereales, dulces y bebidas gaseosas no será notada por los consumidores, pero resultará en una merma de las calorías que consumen a diario. Una reducción de 20% a 30% del azúcar en esos productos preparados aminorará el consumo a 100 kilocalorías por día y mucho más para aquellos que consumen mucho azúcar. Esa reducción es suficiente para revertir una epidemia de obesidad en Gran Bretaña y evitar una crisis de diabetes y otras enfermedades graves. Por su parte, el sector de alimentos afirma que el azúcar es una forma de carbohidrato, necesaria para la dieta diaria, y que en cambio debería reducirse el número de calorías que la gente consume, pero no el nivel de azúcar. "Los azúcares, o cualquier otro tipo de nutrientes deben ser consumidos como parte de una dieta variada y balanceada, y no son causa de obesidad. Para prevenir este problema no hay una respuesta única o simple", indicó en un comunicado la Federación Británica de Alimentos y Bebidas.